Piedra de sol, la brújula vikinga

La Piedra de Sol, también se conocida como piedra luna, no se forma en la naturaleza como la mayor parte de los cristales, sino que se compone de minerales naturales y se forma en rocas ardientes y pegmáticas

La pegmatita es una roca que tiene un tamaño de grano muy grueso, superior a 20 mm, incluso en ocasiones con cristales gigantes, de varios metros o miles de toneladas.

Su composición fue hecha por los Monjes y Alquimistas Italianos, y nunca quisieron desvelar su secreto.

Hoy en día existe otro cristal también llamado Piedra del Sol que deriva de minerales y polvo de hematita, que se parece mucho a las piedras originales producidas por los monjes italianos.

Hay quienes afirman que esta piedra procede de Noruega, donde existen textos nórdicos que hacen referencia a los vikingos que utilizan esta piedra para navegar, y que gracias a las diminutas partículas de hematites que tienen, obtiene las propiedades reflectantes de la luz. Los marineros la utilizaban para captar los rayos de luz del sol.

Pero, ¿cómo podían orientarse on el cielo a menudo nublado? La respuesta está en la piedra solar o brújula vikinga.

En 1948, se descubrió un objeto enterrado en un convento medieval en Groenlandia, era un artefacto de madera, con una circunferencia de unos 7 centímetros, del que solo se conservaba un aparte, y del que se pensó en un primer momento que era parte de alguna objeto de decorativo.

En el siglo XI fue bautizado como el disco de Uunartoq.

En décadas posteriores, los historiadores barajaron la posibilidad de que el disco de Uunartoq fuera en realidad una rudimentaria brújula.

 

Pero no fue hasta el año 2014, que un equipo de la Universidad Eötvös Loránd (Budapest, Hungría) concluyó que, combinando este disco de madera con piedras solares se podría determinar los puntos cardinales.

Este disco les permitía orientarse en medio de densas nieblas o incluso de noche. Muy anterior a las brújulas magnéticas La brújula vikinga supuso una ventaja para los marineros escandinavos.

Las piedras de menor calidad tienen un color blanco lechoso o naranja amarronado más pronunciado, con manchas brillantes, y eso nos podrá ayudar a diferenciar una piedra mas pura de una de menor de calidad a la hora de adquirirla.

¿De dónde proviene la piedra sol?

Los principales yacimientos se encuentran en Madagascar, Birmania, Noruega, E.E.U.U, India, Sri Lanka, Canadá y Rusia.

Lugares espectaculares como el desierto cuentan con las condiciones necesarias para que se forme la piedra del sol, así como lugares con temperaturas extremadamente frías.

Se suele disolver esta piedra para fabricar pinturas y en ocasiones maquillaje, debido a una tonalidad particular que no puede ser obtenido de forma natural.

¿Qué puede hacer por ti, la piedra de sol?

Te otorga pensamientos positivos.

Es excelente para el estómago y garganta y problemas generados por estrés.

Nos ayuda en problemas de la columna vertebral.

Trabaja en tu bienestar personal

Alivia el miedo y el estrés

Te libera del cansancio físico y psíquico.

Te proporciona amor propio y mejora la autoestima.

Esta relacionada con el segundo y tercer chacra.

Lleva dos piedras de sol en una bolsita de tela en tu bolso cuando sientas mucho estrés, de hecho puedes tomarlas en cada mano o hasta que logres calmarte limpiala con salvia

Es una piedra alquímica que aporta una poderosa conexión con la luz y el poder.

Facilita la independencia.

Ayuda a retirar enganches de otras personas.

Aporta luz y alegría y permite que el verdadero YO, brille feliz.

Se encarga de aumentar la capacidad psíquica.

Este cristal calienta lo chackras y le aportan calor y resplandor a las emociones.

¿ Cómo limpiar, y mantener nuestra piedra de sol?

Será suficiente con enjugar levemente el cristal con agua, también se puede sumergir en un poco de agua salada.

Secar con un paño suave y se deberá colocar la piedra bajo la luz solar o la luna llena al menos durante cuatro horas.

Después de haber pasado 4 horas en el exterior se recomienda bañar la piedra en humo de palo santo o de salvia para que pueda brindarnos nuevamente seguridad.

Piedra sol y la meditación

Cualquier gema podrá ser tu compañera en el momento de tu práctica.

En el caso de la piedra sol, ella permite que el yo verdadero salga a la superficie , así que podrías empezar tu practica sosteniendo las piedras con ambas manos, y realizar varias respiraciones profundas.

Sigue inhalando, e intenta visualizar, cual es tu intención, que es eso en lo que te quieres focalizar, en tu práctica del día… y deja que tus pensamientos fluyan, abandonarte a la experiencia.

Los minerales son seres vivos, que siempre están ahí cuando las necesitas, así que llévalas contigo siempre, ya sea en un bolsillo, alrededor de tu cuello a modo de colgante ,o como pulsera.

¿Que te a parecido la piedra de sol, te animas a probarla?

También te recomendamos:

Cuarzo Rutilo, el cabello de venus

Deja una respuesta