La actitud que envenena nuestra vida: El derrotismo

El ritmo de vida actual puede resultar frenético, nuestros compromisos conllevan mucho de nuestro tiempo, las relaciones profesionales no siempre son amenas, las exigencias económicas parecen no dar tregua.

Sin embargo, en el mundo existen dos tipos de personas, los que dejan que el derrotismo reine en sus vidas y se conforman con ver cómo transcurren los días sin ser parte real de ellos.

Y, aquellos que se esfuerzan por encontrar una manera que les permita sentirse mejor y vivir con más plenitud.

Sin duda, son muchos los factores que pueden preocupar y sobre todo desalentarnos.

El derrotismo es condenarse a vivir esperando que mágicamente la situación mejore, es invertir demasiado tiempo en pensar en una solución fácil en lugar de trabajar de a poco para cambiar la realidad.

Pero sobre todo el derrotismo es una manifestación de nuestras inseguridades. En ocasiones dudamos tanto de nosotros y de nuestro potencial que terminamos creyendo que cualquier esfuerzo será en vano.

El derrotismo también se relaciona con nuestras ansías de que las cosas mejoren de la noche a la mañana, cuando esto no siempre es lo más realista.

En ocasiones necesitamos un segundo y tercer intento para que las cosas vayan mejor.

Debes reconocer el nivel de derrotismo en tu vida, porque la aceptación siempre permite identificar lo malo, evitarlo y finalmente evolucionar.

Como evitar que el derrotismo tome el control

El derrotismo no tiene nada para ofrecernos, por el contrario solo da paso a la desilusión y la apatía.

Te dejo algunas recomendaciones para evitar el derrotismo y tomar el control de tu vida.

 

Valora tus problemas como oportunidades

Los problemas son parte de la vida, no hay una receta mágica para evitarlo ni para tener una vida perfecta. Lo que sí puedes hacer es gestionar tus emociones cuando algo va mal.

Para ello, te sugiero que pongas en práctica dos cosas. Primero, evita creer que todo lo malo te sucede a ti, porque no es cierto. La realidad es que todos pasamos por altibajos.

En segundo lugar, aprende a mirar a tus problemas con otros ojos, tienes la capacidad de valorar

Aprende a darle tiempo al tiempo

Cuando sucede algo malo es normal que queramos dar con la solución de manera inmediata, pero esto no siempre es posible.

Puede que hoy te sientas mal y no sepas cómo resolver, pero mañana podrías verlo todo mejor y dar con cientos de soluciones. La vida es así, nada afecta para siempre.

Identifica lo que te hace falta para mejorar

Nuevamente, si no estás conforme del todo con tu vida no tienes que caer en el derrotismo.

En cambio, puedes identificar aquello que quieres mejorar sin caer en un bucle de desasosiego y culpas.

Imagina que necesitas aumentar tus ingresos pero sientes que no tienes tiempo para realizar nuevas actividades, en lugar de pensar que ya no tienes salida, piensa; ¿cómo puedes aumentar tu tiempo?

Son pequeñas acciones que al ser aplicadas en el día a día ofrecen muchísimos beneficios y sobre todo nos alejan del derrotismo.

Articulo relacionado: Cómo mejorar el estado de animo y sentirte feliz todo el día.

Deja una respuesta