Cuarzo rosado, el amor infinito

El cuarzo rosado es la piedra del amor por excelencia, pero del amor con MAYÚSCULAS.

Amor fraternal, amor de pareja, amor hacia uno mismo, de ahí que esté tan relacionado con el chacra corazón.

El cuarzo rosa, ayuda a serenar la mente, libera emociones no expresadas, facilita la autoaceptacion y la confianza en uno mismo.

Transmite calidez y dulzura, así que es muy apropiado no solo para llevarlo como colgante, sino también para ciertas estancias de la casa, como nuestro dormitorio, quizá encima de mesita de noche.

El cuarzo rosado tiene la particularidad de resolver problemas emocionales que afectan directamente a la parte digestiva: hígado estómago e intestinos.

Si colocas un cuarzo rosado en la boca del estómago sujeto con una tela de algodón, este podrá atenuar esos malestares.

El cuarzo rosa también representa la armonía y la tranquilidad.

Sus vibraciones nos pueden ayudar a equilibrar nuestras emociones, sobre todo cuando nos sintamos preocupados, tristes o decaídos.

Muchas tradiciones espirituales, utilizan distintas gemas para tratar dolencias del cuerpo y del alma. Los cuarzos son algunas de las elegidas para estos rituales.

En el hinduismo el cuarzo rosa se utiliza para tratar enfermedades de los huesos, colocándolo directamente sobre la piel.

Es el cuarzo del amor, pero ya sabes no puedes dar lo que no tienes, por eso hay que llenarse primero para después poder vaciarse. El cuarzo rosa nos puede ayudar a activar esa energía, que quizá esté dormida en nostr@s.

Para conectar con esta energía puedes usar un cuarzo rosado en el centro de tu pecho, (en Anahata), recuéstate y ponte cómod@.

Cierra los ojos. Respira hondo e intenta visualizar cómo una energía de color rosado, llena todo tu pecho. Observa cómo esta sensación se va haciendo cada vez más y más intensa, hasta que llegara aun momento en que podrás sentir en el centro de tu pecho una conexión con la energía de tu propio amor.

Introducir el cuarzo rosado en la práctica de meditación

Este tipo de cuarzo, es muy amoroso y trabaja con una energía sutil, así que puedes tomarla entre tus manos, céntrate en las sensaciones, dejar que tu mente fluya hasta que poco a poco se vaya serenando.

Hay quien aconseja que se utilice un cuarzo que tenga forma de punta para que la energía se dirija mejor.

Según el Fen-sui este tipo de cuarzos son muy apropiados para armonizar los espacios de nuestro hogar, y decorar nuestra casa de tal manera que podamos integrar estos maravillosos seres vivos para que se integren dentro de la decoración.

Utiliza varios cuarzos rosas, o haz una combinación de varios minerales para que la energía se amplifique.

 

No hay que olvidarse de que cuando adquiramos una pieza, antes de usarla hay que limpiarla, y cargarla.

Te diría también que hay que programar el cuarzo, sé que puede sonar raro, como muy místico, pero en realidad no es más tomarte un tiempo mientras la limpias para conectar con el minera.

Toma un poco de conciencia de lo que quieres trabajar con ella, de lo que representa para ti, y esa conexión que creas hace que cada vez que la ves recuerdes porque está ahí, cuál es su función.

Rara vez los minerales se escogen al azar, unas veces comprarás un determinado mineral porque ya sabes las cualidades que posee, y lo que este puede hacer por ti, en otras ocasiones, la gema te elegiría a ti, y cuando eso pasa, se crea una conexión con ella, que te durara toda la vida.

Así que ya sabes, si quieres atraer el AMOR, con mayúsculas, pon un cuarzo rosa en tu vida.

¿Te animas a comprar uno y contarme tu experiencia?

Te recomiendo leer:

Aguamarina, el alma marinera

 

Deja una respuesta